WebMail Twitter WebMail Facebook WebMail Correo Contáctenos Contáctenos

Areas - Jovenes - Reflexiones



rEFLEXIONES DE Jovenes - 12 DE MARZO DEL 2013

EL POZO DE BELEN
"¡Quién me diera a beber del agua del pozo de Belén.2 Sam. 23:15.

La sed es una terrible sensación. Uno puede pasar varios días sin comer, y después del segundo o tercer día, uno no siente ya apetito, se siente más liviano, más feliz; pero no pasa lo mismo con la sed, la boca comienza a secarse y la lengua se pega al paladar.

Aquí el rey David tiene sed mientras lucha contra los filisteos, y desea beber agua. El mundo está lleno de gente sedienta, gente que ha comido de las muchas cosas que éste tiene para ofrecer, cosas picantes, comidas saladas: han acumulado mucha riqueza, adquirido mucha cultura, siguen fielmente la moda, viajan constantemente, y a pesar de ello sus almas se han vuelto muy secas y sedientas. El Señor, por medio del profeta Isaías, extiende una invitación a todos aquellos que tienen sed: "A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes de David." (Is. 55:1-3) Es una invitación solamente para los sedientos. Nosotros, que hemos bebido de esa agua, ¿hemos pagado algo por ella? No, nos fue dada gratuitamente, pero Dios pagó un alto precio por ella, dio a su único Hijo como sacrificio para que hoy nuestra sed sea apagada.

La gente en el mundo busca por todas partes un poco de paz y felicidad y no encuentra nada porque ha abandonado a Dios, la fuente de agua viva. Los hombres se han construido cisternas que no pueden contener el agua. (Jer. 2:13) El Señor no sólo tiene agua para ofrecernos, sino también leche y vino.

La leche es la palabra de Dios que es dada a aquellos que reciben la verdad como bebés, y el vino es el pacto con Jesús por medio de su sangre, es el convenio eterno que desea hacer con nosotros: "las misericordias firmes de David." Conocemos la vida de David, sabemos sobre su gran pecado, como sedujo a una mujer casada, la dejó embarazada, e hizo matar a su marido en la guerra para casarse luego con ella; sabemos que a pesar de ello David era muy querido por Dios. ¿Por qué? Porque había declarado: Porque confesó con pecado con profundo pesar, y declaró: "Ato hay para mí bien fuera de tí" (Salmo 16:2), porque tenía sed de la única agua que podía satisfacerlo: el agua de la fuente de Belén.

A veces nos encontramos en medio de una batalla contra el enemigo, el agua puede está allí, muy cerca, pero no somos capaces de alcanzarla y nuestra alma anhela, como la de David, que alguien nos ofrezca de beber de la fuente de Belén, que alguien nos recuerde la misericordia de Dios hacia David.

En el mundo hay dos tipos de personas, aquellos que están intoxicadas por los muchos cócteles que han bebido y no pueden apreciar el sabor del agua, y los que anhelan un vaso de agua pura y cristalina pero no la pueden obtener y como David exclaman: "Si alguien me diera..."

Acudamos a ese llamado, saquemos del pozo y demos agua eterna a las almas sedientas. Cuanto más damos más recibimos, demos gratuitamente, vayamos al trabajo sin pensar en cuánto ganaremos, sino buscando saciar la sed de las almas. Pidamos antes el reino de Dios y El Señor se ocupará de todas nuestras necesidades, porque El nos ama. Amén.

   MÁS REFLEXIONES
       
            [ Volver a la página anterior ]

Comentarios(0)

 
 

Deja tu Comentario


Para poder comentar debes estar registrado.
Email Darse de Alta
Contraseña
entrar
   Recuperar Contraseña

 

TWITTER
FACEBOOK
Lecciones Bíblicas
 Lección Adultos  Lección Niños  Otros
  Siguenos en
Redes Sociales
AMINIASDIMOR - Asociación Misionera Internacional - Iglesia Adventista del 7mo Día. Movimiento de reforma - Unión Peruana
Jr. Jesus de Asin N.624 Urb. Villacampa - El Rimac - Lima - Perú
Telefono: 4814093 e-mail:unionperuana@aminiasdimor.org